Cada año en el mes de Agosto, durante cinco días se celebran las fiestas patronales, que son en honor a San Clemente.

El pueblo se engalardona y su gente disfruta de estos días. Todo empieza con el chupinazo, que es la concentración de todas las peñas y cellenses en la plaza Mayor.

Después de la traca, la charanga es la encargada de llevar la fiesta por las calles del pueblo, y seguirá acompañándonos el resto de las fiestas.

Durante el día, podemos encontrar numerosos actos taurinos, como las Corridas, Novilladas, Rejones y los Ensogados, actos para los más pequeños como vaquillas ensogadas infantiles, o Castillos Hinchables… También, para todas las edades, en los últimos años, hemos vuelto a organizar nuestro siempre divertido e impresionante Desfile de disfraces, en el que las Peñas ponen toda la voluntad, trabajo e ilusion para hacernos pasar un gran rato…

Por la noche continuamos con conciertos o toros de fuego, y después tienen lugar las Verbenas y Disco-Móviles, que nos amenizan con su música y agrupan a todos los vecinos, tanto allí como en las peñas, así como también a los que se acercan a vernos a Cella…

Nos despedimos de estos días con un gran Castillo de Fuego fin de fiestas.