Cada año en el mes de Agosto, durante cinco días se celebran las fiestas patronales, que son en honor a San Clemente.

El pueblo se engalardona y su gente disfruta de estos días. Todo empieza con el chupinazo, que es la concentración de todas las peñas y cellenses en la plaza Mayor.